domingo, 13 de noviembre de 2011

"ESPERANZA" MUCHO MÁS QUE UN CONCEPTO, ES TODA UNA TEORIA.

El día de hoy quiero compartirles la teoria de la esperanza y algunas definiciones que he estudiando, como les comente en clase este es un tema completamente apasionante y fue uno de los conceptos que analice en mi tesís: "RELACIÓN ENTRE EUSTRESS, DISTRESS Y CALIDAD DE VIDA LABORAL EN EMPLEADOS DE UNA EMPRESA PETROLERA Y UNA EMPRESA CONFITERA"


 Espero que sea de su interes.


9.           Concepto de Esperanza.

La esperanza se define como una característica disposicional o intrapersonal que muestra un enfoque individual de la persona ante la vida (Horton, Wallander, Kashdan cit por Almud y cols.,  s/f).

La esperanza es un estado positivo y motivacional que se basa en la interacción derivada del sentido del éxito (Cheavens y cols, 2006). Además, la esperanza es una parte básica, fundamental e integral de la vida. (Lynch, Fromm, McGee, Hinds, Miller, Herth, cit por Cutchffe, 1995). Esto debido a que capacita a los individuos para experimentar una alta calidad de vida (Rideout and O'Malley cit por Cutchffe, 1995)

Fromm (1968) dijo que la esperanza es un elemento indispensable para efectuar cambios que involucren vivacidad y conciencia. Además, es una forma de ser, un estado interno del sujeto que la posee y lo impulsa a actuar. Está relacionada con el psiquismo y el crecimiento de la persona. Según este autor, tener esperanza se refiere a estar en cambio constante, atento al momento que todavía no alcanza sin desesperarse. Es decir, si el evento no ocurre en un lapso de la vida, se deben seguir fomentando todos los actos que lleven a ayudar el advenimiento del evento. Sin embargo, la esperanza tiene como característica básica estar relacionada con los sentimientos y la conciencia de lo que no se puede tener.

La esperanza es entendida como el conjunto de imágenes o proyecciones del futuro que crea un individuo movido por sus deseos y anhelos (Bultman, cit por Pereyra, 1996).

Pereyra (1996) en sus investigaciones con base a la esperanza señaló que esta no es fantasía del futuro producida por la imaginación humana. La esperanza es una disposición de confianza ante los hechos futuros con un temple perseverante. Además, es una virtud del individuo esperanzado que lucha por sobreponerse ante un evento específico. Asimismo, una persona con esperanza se caracteriza por su coraje, fortaleza, paciencia y paz. Esa persona mira hacia el futuro con una idea positiva y posibilidad de cambio. No obstante, el sujeto esperanzado no pierde conciencia del tiempo presente y la realidad en la que vive.

La esperanza es un factor relacionado con la tranquilidad y el optimismo del individuo (Seligman, cit por Contreras 2006). Es una emoción que puede centrarse en el presente o en el futuro, por la cual, se percibe un estímulo cognitivo y emocional de interés intrínseco para el individuo que se mantiene de manera óptima (Ibid). También, se considera a la esperanza como una emoción activa ante una situación concreta en la que manifiesta la expectativa de un posible beneficio (Snyder cit por Parveen and Porter, 2007). Del mismo modo, la esperanza es identificada como una emoción positiva, que se manifiesta en la expectativa del beneficio anhelado, como resultado de la evaluación de una situación particular (Lazarus cit por Bret.y cols., 2003). Es más, la esperanza es un atributo de la inteligencia emocional puesto que, un individuo con esperanza, dirige sus creencias al objetivo deseado y actúa de la manera indicada para lograrlos (Huy, cit. por Bret y cols., 2003).

La gente con cogniciones y emociones acerca del futuro que se orientan a confiar en que ocurran resultados específicos tiene más probabilidades de que esos resultados específicos ocurran, experimentan más éxitos y una mejor salud física (Peterson cit por Martínez 2006). Por ende, la esperanza es un factor protector eficaz en la vida (Amlund, y cols., s/f).

En estudios realizados en niños existe una correlación negativa entre el nivel de esperanza y los síntomas depresivos (Horton and Wallander, cit por Amlund, y cols., s/f). Además, dichos estudios revelan que la esperanza interviene en la evaluación de resultados y situaciones estresantes (Chang y cols., cit por Amlund y cols., s/f). Los resultados de los estudios realizados permiten concluir que la esperanza protege a los niños de experimentar el sentimiento de agobio por el grado de dificultad al enfrentarse ante situaciones estresantes (Horton and Wallander, cit por Amlund, y cols., s/f). Los niños con niveles altos de esperanza pueden evaluar situaciones difíciles sin sentirse agobiados (Amlud y cols., s/f).


9.1 Teoría de la esperanza.

Snyder y cols (cit por Parveen, and Porter, 2007) dicen que la esperanza es un fenómeno bidimensional que involucra procesos cognitivos que constan de dos elementos que son la representación (agency thinking) y las vías meta- dirigidas (pathways). La representación (agency thinking) tiene que ver con la determinación de un individuo para alcanzar una meta. Las vías meta-dirigidas (pathways) se refieren a la planeación de un individuo para alcanzar una meta.

La teoría de la esperanza está relacionada con las metas que posee un individuo (Snyder, cit por Parveen, and Porter, 2007). La teoría desarrollada por este autor dice que la esperanza y el logro hacia la meta están asociados con la representación (agency thinking) y las vias meta-dirigidos (pathways). En este caso, la cognición de las representaciones hacia la meta es el elemento motivador porque provee la capacidad de generar una creencia desde la cual se empieza y mantiene el movimiento de las vías meta-dirigidas. Los individuos con niveles altos de esperanza son capaces de mantenerse en movimiento en dirección hacia la meta.

Snyder (cit por Parveen, and Porter, 2007) afirmó que la esperanza es un proceso activo que se aprende y se establece en la niñez. Es decir, en la niñez el individuo integra los procesos de causalidad con base en las vías meta-dirigidas (pathways) e incorpora que una situación específica pueda suceder. Esto permite al individuo conceptualizar las metas y las vías para alcanzar un objetivo.

Los individuos desde el primer año de edad pueden anticipar los acontecimientos y generar actos intencionales (Snyder, cit por Parveen and Porter, 2007). La teoría desarrollada por este autor, hace énfasis en que la integración de la esperanza depende del contexto que brinden los cuidadores a los niños. Debido a que, los niños necesitan un seguro afianzamiento con su cuidador, quien debe proveerlos de un modelo de metas relacionadas con las actividades esperadas.

La representación de la esperanza se desarrolla cuando el niño aprende que puede alcanzar una meta apropiada a su edad y recibe un elogio (Mc Dermott and Snyder, cit por Parveen and Porter 2007). Sin embargo, si un niño vive su infancia rodeado de eventos negativos, se abusa de él o se le descuida, la esperanza no se desarrolla (Snyder, cit por Parveen and Porter, 2007). Las personas esperanzadas perciben más posibilidades de resolver los problemas. Asimismo, demuestran más confianza y tienen una mejor actitud ante la vida. Además, la esperanza es un factor decisivo en las crisis de estrés y en las transiciones del ciclo vital (McGee, cit por Pereyra 1995). Los sujetos con esperanza se perciben a si mismos con menor ansiedad acerca de la muerte, como más saludables y con más control respecto sus vidas (Schorr y cols., cit por Pereyra 1995)

Existen investigaciones que ponen de manifiesto la importancia de la esperanza en el afrontamiento a situaciones de alto nivel de estrés (Pereyra, 1995). Otras investigaciones realizadas por Snyder (cit por Pereyra, 1991) acerca de la esperanza permiten concluir que las personas con un nivel alto de esperanza manifestaron niveles altos de autoestima y de percepción positiva ante los estímulos de la vida. Además, conjuntamente, las personas con niveles altos de esperanza obtuvieron bajos puntajes en los niveles de problemas psicológicos severos.

Según McGee (cit por Pereyra, 1995), las personas con esperanza perciben más posibilidades de resolver problemas en los momentos ocasionados por las crisis de estrés producidos por las transiciones del ciclo vital. Consecuentemente, la esperanza actúa como un factor decisivo en la resolución de crisis de estrés. Por ende, las personas con esperanza actúan con mayor confianza en sus fortalezas internas para resolver problemas y presentan una actitud positiva ante el futuro. Además, son más capaces de resolver sus crisis ocasionadas por el estrés y tienen una mejor actitud ante la vida

1 comentario:

  1. Muchas gracias Celina por todas estas citas. Las voy a conservar.

    ResponderEliminar